Hablar desde aquí de la significación en el mundo del vino de Álvaro  Palacios  parece cosa innecesaria, pero si de lo que actualmente representa su proyecto ,que desde luego para nosotros está ligado a su misma trayectoria existencial, pues no significa nada lo uno sin lo otro.

Retorna a Alfaro su pueblo de origen con la sensación de ser deudor del espíritu de lo que ha significado su familia en el mundo del vino y en la finca La Montesa que da nombre al que será “el vino de su vida”  busca un camino que nos lleve a la emoción, que nos estremezca, (según sus palabras) y eso significa también una gran complicidad de quien lo degusta pero confía en que lo conseguirá pues  no siente la tribulación de quien busca  el éxito, el reconocimiento, la vanidad , él ya lo consiguió en su momento en Priorat con su mítico vino  L’ermita  y tiene la completa certeza que a buen ritmo, llevará a cabo ese gran reto emocional que significa LA MONTESA.

Pensamos con toda rotundidad, que el vino es un universo que en Alvaro Palacios tiene su mejor intérprete.

 

Remondo
 
WINES with SOUL