Es un hotel de los denominados ahora “con encanto” y ciertamente lo es , solo traspasar el umbral  de entrada percibes el bienestar, es otro mundo,fiel reflejo del espíritu de sus dueños Cristina y  Waldo,hacen que te encuentres con todas las comodidades de un hotel de lujo pero con la calidez de tu propia casa ¿difícil eh? Pero si te dicen que es más que un hotel, que es su proyecto de vida lo entendemos enseguida.

    Atención aparte merece el restaurante del hotel, atípico por lo complicado que resulta  encontrar un servicio de esta categoría en un hotel, perfectos los desayunos con sus brochetas de fruta natural, yogures caseros y pan de pueblo con sus mini magdalenas del forn del poble ¡una delicia! Las cenas y comidas son de alta cocina,con productos frescos recetas locales reinterpretadas por el chef y con sabores todavía auténticos , presentación impecable  ,hace que sea un nuevo concepto de entender la tan temida “media pensión” que en este caso se hace más que recomendable.
     El espacio destinado a comedor , en el que se aprecian las “catas” no solo de vino sino de las distintas casas unidas para el proyecto final, hacen de este un espacio único.

    Recomendado a personas que buscan la pasión en el vino y el lujo de la tranquilidad en su descanso.

Porque prefiero paisaje
a paisanaje
por eso estoy aquí

Y porque quiero ver la luna llena
desde el cielo

POR ESO ESTOY AQUÍ    

C.Armengol

 

Capçanes
Irreductibles
Scala Dei
Mas Perinet
Call Llop
Call Llop
 
WINES with SOUL